III Olimpiada de la Cooperación: alegría e injusta pobreza

0
133
III Olimpiada Cooperación
Imagen de la III Olimpiada Cooperación en el campo de fútbol

Hoy hemos celebrado la última prueba de la III Olimpiada de la Cooperación, Magdalena Atlética, consistente en carreras a pie y en bicicleta. De nuevo la ilusión de los niños y la expectación entre sus familiares y, al mismo tiempo, la sensación de injusticia que causa la pobreza.

Es la alegría de un día distinto, aunque no tenga nada de extraordinario, más allá de llevar unas competiciones deportivas a un lugar donde no son habituales, o de que alguien venga a organizar eso desde tan lejos.

Participantes acercándose al recoger el avituallamiento

Marcado del circuito

El evento tuvo lugar en Magdalena (San Agustín Acasaguastlán – El Progreso). El sábado habíamos punteado el circuito para delimitarlo el mismo día del evento temprano, en previsión de que el material no desapareciese durante la noche. Todo debía estar en su punto para un evento olímpico en emotividad.

Era mediodía -la hora a la que pudimos- y el sol golpeaba de un modo inmisericorde en aquella explanada del campo de fútbol. Lo sentí bien en mi cuerpo, porque creí que me daría un golpe de calor, pero fue algo pasajero.

Carreras a pie

Delimitado el circuito de unos seiscientos metros, se pasó a la competición. Niños y niñas corrieron desde la 9 de la mañana en distintas categorías y distancias. Todo fue bien, sin incidencias y en muy buen ambiente. Ganar estaba muy bien, pero participar también resultaba divertido y satisfactorio.

CLASIFICACIONES CARRERAS A PIE

PROMESAS 6HOMBRES
1Ian Herrera Herrera
2Emilio AndréGarcía
3Branyan FabricioEstrada
PROMESAS 6MUJERES
1Joseline Arias Guillén
PROMESAS 8
HOMBRES
1Julio RubénRodas
2Marco TulioLópez
3Carlos DanielGramajo
MUJERES
1EscarletVelásquez
2Gristy DanielaCastro
3Luci FernandaCastro Fajardo
PRINCIPIANTES
HOMBRES
1José AlbertoGonzales Vargas
2José FernandoGonzales Vargas
3Walter SamuelGarcía
MUJERES
1Sheyli EstefaníaÁlvarez López
2Damaris AzucenaVargas Vásquez
3Génesis DenisseChamol López
ALEVINESHOMBRES
1Nay AroldoVargas
2Julián AntonioMorales
3Grismer JefersonGramajo
MUJERES
1Joselín PamelaCastro
2Madelin LissethReyes
3Joselin CelesteCastro
INFANTIL
HOMBRES
1Mynor AljandroCastro Fajardo
2Owen García Cruz
3Robinson Castro Fajardo
MUJERES
1Leydi CarolinaChalo Ortiz
2JeniferCastro
3Aleyda MarisolChamol Herrera
JÚNIORHOMBRES
1Luis ArmandoRodas
2José Daniel Álvarez
3José Manuel Ramol
MUJERES
1Yoselin NayeliGarcía
SENIORHOMBRES
1EdgarLópez
MUJERES
1Verónica IzabelÁlvarez Castro
2LeslieVargas
3Kimberly Castro

Turno de las bicicletas

Momento de una de las carreras en bicicleta

Llegó el turno de las bicicletas. Este año había bastantes más y las competiciones ciclistas, con tres categorías masculinas y otras tantas femeninas, estuvieron también muy interesantes.

Preparándose para la salida de una de las carreras en bicicleta

Por otra parte, no hubo que destacar incidencias negativas. Algo que valoro por encima de todo tanto organizando esta actividad como cuando en Vigo celebramos A Gran Bikedada, y afortunadamente no las hubo. Al finalizar, medallas, sorteo de unos obsequios y galletas, fruta y bebida: un agua y un refresco.

De izquierda a derecha, los tres primeros clasificados en ciclismo, categoría senior
Primera clasificada femenina en ciclismo

La olimpiada más injusta, la de la pobreza

Aun así, el sabor es agridulce. Hemos venido de muy lejos para organizar la III Olimpiada de la Cooperación y siento que solo hemos podido celebrar una olimpiada en cierto modo injusta, la de la pobreza. El escenario era el mismo de las dos ediciones anteriores: Magdalena (San Agustín Acasaguastlán), pero la sensación fue distinta.

Necesidad imperiosa en el rostro de algunos niños

Magdalena se ve una aldea «aseada» y no de las más castigadas por la pobreza. Obviamente no era en todos los casos, puede que solo fuesen unos pocos, aunque no me parecieron tan pocos; pero he visto la necesidad, la necesidad imperiosa en el rostro de algunos niños, que ni siquiera se disimulaba con la ilusión de un día distinto.

Ellos, por un momento podían evadirse de esa realidad, pero a mí me costaba. Y ante estas situaciones, en el mejor de los casos, la satisfacción por el evento solo puede ser relativa.

Pobreza cruda

Había subido en días anteriores a las aldeas de la montaña de San Agustín. He de confesar que una de mis preocupaciones era ver cómo vivían esas personas, pero no pude adentrarme en las comunidades lo suficiente como para palpar esa realidad.

He visto pobreza puntual en Llano de Jesús y en otros lugares, pero hoy, aun en su mejor ambiente, he visto niños atrapados por la pobreza, aun con su mejor rostro festivo, y la pobreza no brinda oportunidades. No se trata de familias humildes que a base de sacrificio pueden llegar a prosperar. Se trata de pobreza cruda, de esa que difícilmente concede salidas.

Difícil que nos entiendan

En estos casos no se puede hablar de hacer deporte y comer sano o ingerir dietas bajas en azúcar. Mucho menos, de hacer 5 comidas al día. No sé incluso si se puede decir: “no tiremos papeles o envases al suelo”. Podemos hacerlo, pero muchos no nos entenderán.

Esta competición contra la pobreza, sin opciones o con muy pocas opciones de ganar, duele. Son los brillos y sombras de los pueblos del Motagua y los brillos y sombras del mundo actual.

Pódium en una de las categorías femeninas en las pruebas atléticas

Agradecimientos

Hubiéramos tenido muy difícil realizar este evento sin la colaboración del COCODE de Magdalena, de la Municipalidad de Guastatoya, de la Cooperativa Guayacán, de Aserradero Los Pinos, de Fundación Deporte Galego, Concello de Vigo, Gadis y el magnífico equipo de colaboradores con el que hemos contado tanto para Malena como antes en Guastatoya. A todos, muchas gracias.

Dejar respuesta

Por favor, ¡déjanos tu comentario!
Por favor, escribe tu nombre aquí