Nuestro pueblo Magdalena en San Agustín Acasaguastlán

0
785
Calle Principal Magdalena
Calle Principal de Magdalena (San Agustín Acasaguastlán)

Magdalena en una población de San Agustín Acasaguastlán en el Departamento de El Progreso, Guatemala. En los documentos oficiales aparece como Aldea Magdalena, pero en los últimos tiempos ha crecido lo suficiente como para que tal vez puede haber alcanzado la categoría de pueblo. Nosotros no nos detenemos en esas cuestiones y simplemente la llamamos Malena.

Niño en la calle Principal
Niño en la calle Principal y cartel «limpieza-salud»

Es posible que hayas pasado por Malena alguna vez, sobre todo si eres de Guatemala, porque está atravesada por la muy concurrida Ruta del Atlántico, carretera que une el oriente y el occidente del país; pero seguramente ni te hayas dado cuenta, o simplemente te hayas detenido a repostar gasolina en una de las dos gasolineras que están al borde de la carretera.

Cometa, barrilete

Podríamos decir que Malena tiene forma de cometa o barrilete, con una zona principal donde se aglutinan la mayor parte de las viviendas, redondeada y casi tocando el río Motagua, y la cola estirándose con una hilera de casas hacia el norte en dirección a San Agustín Acasaguastlán, paralela al río Hato.

El núcleo urbano de Malena está atravesado de este a oeste por la ruta del Atlántico, también conocida como la carretera Jacobo Árbenz Guzman, en honor al presidente de la república de Guatemala bajo cuyo mandato se inauguró esta importante vía.

Escuela de párvulos de Magdalena
Escuela de párvulos

Pasen y vean Malena

Te invitamos a un recorrido por la aldea. En Malena tenemos dos escuelas, la Escuela Oficial Rural Mixta INEB Magdalena, donde se imparten los ciclos de primaria y básico, y la Escuela Oficial de Párvulos Magdalena. Esto permite alcanzar un índice de escolarización alto, aunque el problema suele surgir posteriormente con el abandono escolar prematuro.

Acceso a escuela y parque infantil
Acceso a la escuela y al parque infantil por la pasarela

En el centro de la aldea está el lugar llamado Cruz, en el que se abre la calle principal del pueblo. Es amplia y está adoquinada. Suele mantenerse bastante limpia, por lo que se ve agradable.

Niños comprando golosinas

Aunque para ello a veces es preciso hacer un recordatorio a la gente. Así, en un poste cuelga un cartel que dice: “La limpieza es salud. Cuida tu aldea”. Y ciertamente, la higiene es fundamental para evitar la aparición de roedores e insectos transmisores de un buen número de enfermedades infecciosas.

Tienda ambulante Magdalena
Tienda ambulante en la calle principal

Algunos vecinos improvisan una tienda ambulante en la calle, donde venden sobre todo golosinas para los niños y refrescos. Es una forma de ayudar a la precaria economía de muchas familias.

El lujo de jugar en la calle

Al lado de la escuela hay un pequeño parque que construyeron para los niños de la aldea alumnos de la Universidad San Carlos. Tiene unos columpios, un pequeño tobogán y algún material reciclado. Es muy modesto, pero sirve a los pequeños como punto de reunión y de juegos, muy beneficiosos para el desarrollo en la etapa infantil.

Paseando en bicicleta Magdalena
En Magdalena aún se puede jugar en la calle y pasear en bicicleta

Niños y niñas malenecos disfrutan jugando a las escondidas, a brincar en las llantas, a deslizados y colgantes en este parque. En otra parte de la aldea hay instaladas asimismo unas camas elásticas. Tienen también mucha aceptación. Los pequeños saltan y se divierte igualmente en estos aparatos. En realidad no necesitan demasiado para pasárselo bien.

Camas elásticas en Magdalena
Camas elásticas

Además, en la época de más calor, niños y mayores disfrutan de refrescantes baños en el río Hato.

Sedentarismo tecnológico

La propia calle Principal suele ser otro lugar de reuniones de niños y jóvenes. En ella también improvisan juegos como el pegapega o pasean en bicicleta. El hecho de ser un lugar tranquilo y con escaso tránsito de vehículos, todavía permite convertir la calle en un escenario de juegos, algo poco frecuente en las ciudades de hoy en día.

En ese sentido, nuestros pequeños puede decirse que son aún afortunados, porque hay voces que advierten: “Salir a la calle y prácticamente no ver a ningún niño o joven jugar al fútbol o a la pelota, o corretear en las aceras como protagonistas del viejo juego del policía y el ladrón, resulta una realidad cuanto menos preocupante”.

Alumnos escuela Rural Mixta Magdalena
Alumnos de la Escuela Rural Mixta Magdalena

Esto es consecuencia de lo que llaman “sedentarismo tecnológico”, una tendencia que se extiende por todo el planeta a gran velocidad, haciendo que los niños se recluyan en sus cuartos con sus aparatos electrónicos, renunciando al contacto directo con sus amigos y a realizar la actividad física necesaria.

Abuso de móviles/celulares

Investigadores canadienses publicaron en The Lancet Child and Adolescent Health un estudio realizado en 4.500 niños de 8 a 11 años. En él dicen que el abuso de las nuevas tecnologías -móviles (celulares), pantallas, videojuegos o televisión-, afecta al desarrollo cognitivo del menor.

Y se apuntan como consecuencias negativas de esta tendencia: alteración de la rutina del sueño, menor creatividad e imaginación, merma de habilidades de lenguaje, de la función ejecutiva, de la memoria episódica, de la atención, velocidad de procesamiento o memoria de trabajo.

La pasarela que nos une

El núcleo urbano de Magdalena se encuentra atravesado por la carretera Ruta del Atlántico, como se exponía antes. Por fortuna, tenemos una pasarela que la atraviesa por encima, a una considerable altura. Esta instalación evita que los niños que bajan de la parte alta de la aldea a la escuela o al parque, ubicados en la zona baja, tengan que cruzar la carretera, esquivando un peligro real.

Pasarela sobre la ruta del Atlántico
La pasarela sobre la ruta del Atlántico es fundamental

Sin esta pasarela sobre la carretera, los vecinos de la arriba y los de abajo de la aldea vivirían bastante separados. Cruzar la carretera general, que soporta un denso tránsito de vehículos pesados, tiene un considerable peligro.

Salón comunal y campo de fútbol

La aldea cuenta con un consejo comunal, el COCODE de Magdalena, y con un salón multiusos en la parte de arriba del pueblo, mientras que abajo, a la vera de la carretera y lindante a su vez con el río Motagua, se extiende una explanada que hace las funciones de campo de fútbol y que, ocasionalmente, también acoge otras actividades.

Salón Multiusos
Salón Multiusos

Por ejemplo, el pasado mes de octubre se celebraron unas carreras a pie y en bicicleta, la denominada Olimpiada de la Cooperación. La organizó Social Ciclismo Fan Manager en su tercera edición, dejando de nuevo un recuerdo muy grato. Esta asociación impulsa la revista InfantiaN, un proyecto que quiere crecer en Malena para centrarse en la infancia, la naturaleza y la vida y cultura de los pueblos del Motagua.

III Olimpiada Cooperación
Imagen de la III Olimpiada Cooperación en el campo de fútbol

Agua potable de la Sierra de las Minas

El pueblo tiene agua corriente en las casas. Eso es algo muy importante en una zona en la que no abunda el agua potable. Por lo general, tenemos que racionarla, especialmente en épocas de sequía. El manantial no da para abastecer a toda la comunidad durante todas las horas del día, pero, aun así, es un privilegio tener agua en casa de tan buena calidad.

Procede de un manantial que nace en la aldea Los Albores, entre cafetales, unos 20 kilómetros monte arriba, al lado de la Piedra de Rayo y muy cerca también del nacimiento del río Hato.

Manantial Agua para Malena
Lugar donde nace el manantial de Agua de Magdalena

Iglesias católicas y evangélicas

Las antiguas iglesias coloniales católicas de Magdalena no resistieron el devastador terremoto de 1976. De ellas queda en pie solo parte de la fachada. Actualmente los feligreses que profesan la fe católica tienen otro templo, y hay dos iglesias más evangélicas.

Iglesia Evangélica
Iglesia Evangélica «Luz del Mundo»

Cada cual tiene su religión y eso no es motivo de enfrentamientos entre vecinos. Pueden darse algunas reticencias entre familias cuando contraen matrimonio jóvenes que profesan distintos cultos, pero no suele ser lo habitual.

Ruinas Iglesia Colonial de Magdalena

Emigración

Magdalena, como toda la zona, no cuenta con una gran actividad económica. Prueba de ello es que no son pocos los jóvenes que emigran a la capital, pero también a EEUU y Europa. Aunque esto tiene sus riesgos, porque los países de destino cada vez imponen condiciones más estrictas y muchos de estos intentos acaban en deportaciones de nuevo a casa y en un perjuicio mayor.

Escasa actividad económica

La actividad económica de Malena se centra en varios negocios al pie de la carretera y algunos otros en el núcleo poblacional. Así podríamos enumerar: 1 villar, 3 molinos de motor para macerar, 1 librería, 1 panadería, 2 polleras, 1 regadío comunal y más de diez limonares.

Librería La Bendición Magdalena
Librería La Bendición en Magdalena

En la orilla de la carretera es donde se ubican los principales establecimientos comerciales: dos gasolineras, unas tienda de comidas: Comedor El Desierto, Oasis o Tienda El Manantial, además de un autohotel de nueva creación.

Magdalena en la Ruta del Atlántico
Ruta del Atlántico en Magdalena

Hace tiempo que la pesca en los ríos Hato y Motagua ha dejado de ser una fuente económica en sí. Hay vecinos que siguen pescando, algunos por afición y otros para consumo familiar, pero no tanto como medio de vida porque, entre la contaminación de las aguas y las reducciones del caudal, el número de especies en el río ha descendido drásticamente.

Acá las personas son felices con lo poco que tienen, aunque también es cierto que hay familias bastante necesitadas.

Árboles y vistas al río Motagua

Una cosa muy apreciada en Malena son los árboles que crecen en la aldea. Estos nos ayudan a refrescar un ambiente caluroso la mayor parte del año. Sin esta vegetación, sería más difícil soportar las elevadas temperaturas.

Ríos Motagua y Hato
Río Hato, derecha, desembocando en el Motagua

Y, por supuesto, tenemos que hacer alusión a las magníficas vistas que desde el extremo de occidente del campo de fútbol se abren sobre los ríos Motagua y Hato. Es el punto en el que ambos se unen. Resulta realmente hermosa esa panorámica.

Hasta aquí el recorrido por nuestra modesta Aldea Magdalena en San Agustín Acasaguastlán. Y a pesar de que hay bastantes necesidades y carencias, nos sentimos muy orgullosos y orgullosas de ella.

Nota: En este reportaje colaboró también Bryanth Castro.

Dejar respuesta

Por favor, ¡déjanos tu comentario!
Por favor, escribe tu nombre aquí