Nubes color violeta sobre el cielo de Cobán

0
460
Nubes color violeta sobre el cielo de Cobán
Nubes color violeta que anuncian amenazas

Una familia humilde está a punto de perder la casa que ha tenido que construir y pagar con el esfuerzo y los ahorros de más de una década, después de enormes sacrificios. Es un caso de estafa, robo y amenazas de muerte. “Casa o muerte”, advierten, como si la muerte fuese también moneda de curso legal y libre circulación. Son momentos de tensión y tristeza: hay nubes color violeta sobre el cielo de Cobán.

El delincuente presiona: “Quiero la casa ya y como denuncies…”, deja caer una amenaza de muerte. Ahora ha subido la exigencia: “Casa con todo lo que hay dentro. No puedes sacar nada. Estaré vigilante”. Mañana no se sabe qué más querrá, porque trabajar a diario por un salario modesto, como mucha gente, no va con estos personajes sin escrúpulos, que quieren dinero fácil, sin mirar si está manchado de sangre.

Justicia para la gente humilde

Parece que no importa lo que le pase a la familia extorsionada y a la que se pretende despojar de sus bienes, con ayuda de unas actuaciones administrativas muy dudosas. La familia que se busque la vida, que se vaya a debajo de un puente. No es su problema. En el corazón de estas alimañas insensibles no hay compasión, solo codicia.

Es difícil decir dónde, pero en algún lugar tiene que haber una justicia que ampare a la gente humilde y honesta. Algún día estas prácticas criminales tendrán que estar mucho más controladas.  

“Hablo en serio”

“Hablo en serio”, vuelve a amenazar y saca a relucir su currículum, su lista de acciones delictivas, algunas con muertes, como quien muestra un expediente académico sobresaliente. Se jacta de ser un profesional de la extorsión, de la amenaza y del crimen. Incluso parece enorgullecerse de ello.

Se ríe de la ley (los políticos nunca hicieron lo suficiente para que sea respetada): “No me importa ir a la cárcel. Se sale pronto de ella”, y lanza una nueva advertencia: “Recuerda que desde la cárcel también se puede actuar”. Ya sabemos la clase de artista que es este malhechor y el infame nivel de sus “actuaciones”.

Manual de extorsión

El personaje tiene actualizado el manual de extorsión, muy al día. Sabe cómo intimidar. Le ha llevado años diseñar este “atropello”. Buscó la debilidad, la provocó incluso y ahora que vio el momento oportuno, de máxima indefensión de su víctima, lanza su ataque despiadado. En el fondo, la contundencia nace de su cobardía para todo, incluido el hacerle frente a la vida. El cielo de Cobán en estos momentos se tiñe de nubes color violeta, que denuncian violencia.

Impunes

“¡Denuncia, denuncia!“, sugieren algunas voces. Pero “¡denunciar ante quién!”, piensa esta familia, que ha visto como otros “atropellos” muy graves que ha padecido, han quedado impunes. Caso cerrado, después de decenas de molestias, gastos y de riesgos para los miembros de la familia, sin ningún resultado final.

El ambiente es muy inquietante, de máxima tensión: hay nubes color violeta sobre el cielo de Cobán. La familia se siente sola. Cobán es una hermosa ciudad y, desde luego, no es la más violenta de este país bello y acogedor que es Guatemala. Hacemos referencia a este caso pero hay muchos otros escenarios para remarcar con nubes color violeta.

Políticos fingen que hacen

¿Denunciar para qué?, si el grado de intimidación es tan grande que nadie se atreve a declarar, nadie quiere ir a testificar. El silencio suele ser sepulcral. Todos callan. La víctima se siente sola. El poder político no quiere involucrarse en estos temas más allá de las apariencias. Los políticos llevan tiempo fingiendo que hacen, sin ninguna mejora evidente en cuestiones de seguridad y justicia.

Seguridad y justicia

No se invierten los recursos necesarios para poder construir un sistema con unas garantías de seguridad y justicia mínimamente razonables. Parece que no es prioritario, a pesar de que la seguridad y la justicia constituyen un pilar fundamental en cualquier sociedad democrática. Mientras esta situación continúe, el país seguirá ralentizando su amplia capacidad de desarrollo y las personas sufren y, en ocasiones, mueren de forma violenta.

Nubes color violeta

Hace poco se exhibieron las banderas blancas del hambre. A los políticos no les gustaban, porque dejaban en evidencia lo poco que desde las instituciones se está haciendo en muchos ámbitos esenciales. Nosotros remarcamos casos de extorsión y violencia con nubes color violeta, porque erradicar la violencia debe ser una prioridad. Y para ello, es necesario denunciarla.

Dejar respuesta

Por favor, ¡déjanos tu comentario!
Por favor, escribe tu nombre aquí